¿Qué medidas se adoptarán en caso que padezca dolor?
¿Quién decidirá sobre si mi vida debe depender o no de la ayuda de una máquina?
¿Qué medicación me darán en caso de enfermedad grave?
¿Quién me acompañará en el momento en que no tenga capacidad suficiente?
¿Qué harán con mi cuerpo y órganos una vez fallecido?

Éstas son algunas de las preguntas que, para muchos, nos suenan un tanto lejanas. Y es que vivimos en un país en que la muerte es un tema tabú que genera rechazo y que intentamos a toda costa apartar de nuestras vidas pero lo cierto es que, tarde o temprano, a todos nos llega por lo que es preciso dar respuesta a esos interrogantes y dejar constancia cómo queremos que sea nuestro final.

El documento de voluntades anticipadas más comúnmente conocido como ‘testamento vital’, es un documento en el que una persona, ya sea en previsión de una futura enfermedad o simplemente sin que concurra ninguna causa, decide dejar por escrito su voluntad acerca de cuestiones como las indicaciones a seguir y terapias a realizar tras el paso por una enfermedad, la sedación ante el dolor, la alimentación o respiración asistida, el lugar donde morir o el destino del propio cuerpo u órganos. El resultado es un documento que se incluye en la historia clínica del paciente revisable en todo momento y siempre que se produzca un cambio clínico.

Porque la muerte forma parte de nuestras vidas, nadie excepto uno mismo debe decidir sobre ella.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies